Adiós metros cuadrados. Hola servicios.

Si hay algo que hemos aprendido hasta ahora es que el trabajo es algo que hacemos, no un lugar al que vamos.

Esta afirmación parece muy lógica, pero durante muchos años la hemos entendido mal. Trabajar quería decir ir al trabajo y hacer cosas durante x horas en un lugar determinado, una manera de entender el trabajo que se remonta a la revolución industrial cuando, por primera vez, se establecieron los turnos, los horarios y la necesidad de fichar.

Poco a poco los trabajadores se fueron convirtiendo en autómatas más que en un bien preciado y ha tenido que llegar una pandemia mundial para reordenarnos las ideas y darle valor a lo que realmente es lo más importante, el servicio en sí.

El error en el cálculo del coste por metro cuadrado

La gestión de empleados ha cambiado y con el nuevo formato de oficina híbrida podemos encontrarnos con espacios vacíos en la oficina y metros cuadrados “que sobran”.

Es fácil caer en el error de pensar que dichos metros suponen un gasto inútil del que podemos librarnos. Con el 30 o 50% de la plantilla trabajando en remoto podríamos ahorrar reduciendo el tamaño de la oficina. ¿no?

Error.

Cambiar hacia una oficina más pequeña puede ser un ahorro temporal pero, ¿qué pasa si el equipo crece? o si los trabajadores necesitan pasar por la oficina algún día de la semana, ¿habría sitio para todos?

Los metros cuadrados de una oficina pueden tener una nueva vida más allá de un lugar para tener reuniones y cerrar nuevas oportunidades de negocio.

Una buena manera de aprovechar esos metros es redistribuir los espacios para hacer oficinas más funcionales que te permitan crecer si es necesario y, además, darle un valor añadido a tus trabajadores.

De metros vacíos a servicios para el beneficio de los empleados

Puedes obtener grandes beneficios al ofrecer nuevos servicios a tus empleados mejorando su situación tanto laboral como personal. Hay tres grandes bloques de servicios que puedes plantearte para rediseñar tu oficina y aprovechar esos metros “de más”.

  • Logística del día a día

El aumento del ecommerce ha multiplicado el mayor número de paquetes que recibimos y a nadie le gusta estar pendiente de la llegada del repartidor.

¿Cuántas reuniones de zoom se han visto interrumpidas por una entrega de Amazon?

Habilitar un espacio para que los empleados puedan enviar sus paquetes a la oficina y recogerlos cuando les sea más cómodo les ahorrará quebraderos de cabeza y mejorará su concentración. Ya no tendrán que estar pendientes de si el repartidor llega en medio de una reunión importante porque siempre habrá alguien en la oficina que pueda recoger el paquete por ellos.

  • Conciliación familiar

Se acabó el correr hacia la escuela si el niño necesita atención de sus padres o planificar las reuniones dependiendo de los horarios de recogida de los niños, tener a los peques cerca les permite ser más reactivos y, en caso de tener que llevarlos a casa, poder hacerlo perdiendo el menor tiempo posible.

No es lo mismo el tiempo que se pierde y el estrés que se genera al tener que hacer un viaje al colegio y otro hacia casa para seguir teletrabajando a recoger al niño en el servicio de guardería y llevarlo directamente a casa.

Los padres y madres pueden estar tranquilos y llegar a una conciliación familiar de las de verdad.

  • Bienestar de los empleados

Todos hemos soñado con esas oficinas de Google con toboganes, espacios para el deporte y juegos para desestresarse.

No hace falta llegar al nivel de Sillicon Valley, pero ofrecer un espacio para que los empleados se relajen en la pausa de la comida hará que su creatividad se despierte y estén más motivados.

Un buen programa de incentivos puede incrementar hasta en un 44% la productividad de los empleados.

La rotación laboral está a la orden del día y retener el talento es todo un reto. Formar nuevos trabajadores requiere su tiempo y el período de adaptación puede llevar meses dependiendo del puesto. Hay estudios que afirman que un buen plan de beneficios sociales motiva al 60% de los empleados a mantener su puesto antes de buscar nuevas aventuras.

Si dedicas un espacio a actividades de bienestar como clases de yoga, formación extra o incluso un pequeño espacio para cuidar la alimentación tus trabajadores se sentirán valorados y no aceptarán nuevas ofertas fácilmente.

No te compliques la vida

Organizar espacios, empleados, servicios, aforos… puede parecer una tarea descomunal pero no tiene porqué serlo.

Con una buena herramienta de gestión de espacios tu equipo sabrá en todo momento qué puede hacer y cuándo puede hacerlo, de reuniones a clases, pasando por formaciones y mesas para trabajar en tiempo real.

Es posible ofrecerle a tus empleados flexibilidad y beneficios sin volver loco al departamento de recursos humanos.

¿A qué estás esperando?